Viajarracos: viajes, aventuras y experiencias.

Planes para viajes y aventuras ¡Añade experiencias a tu vida!

Termas de Papallacta. Un día de relax en aguas volcánicas.

El viaje.

Hoy, después de una larga temporada sin poder salir hemos decidido tener un día de relax en hotel Termas de Papallacta. Desde Quito, a poco más de una hora, encontramos Papallacta, en un entorno increíble a las puertas del Parque Nacional de Cayambe-Coca. Esta vez nos toca alejarnos de la costa de Ecuador.

En marcha hacia Papallacta.

Una vez que salimos de Quito cogemos la Ruta Viva hacia Cumbayá y Pifo. En Pifo tomamos la E20, que nos llevará a Papallacta. Por el camino, el paisaje es espectacular, subimos muy alto, más de 3.300 metros de altura. A pesar de que el coche va notando la falta de oxigeno en las exigentes rampas, lo agradecemos porque nos da la oportunidad de observar las montañas de alrededor.

Vamos pendiente del cruce de osos y otros animales salvajes. Los carteles nos anuncian del peligro. No vimos ninguno. La carretera es ancha en casi todo el trayecto, dos carriles. Sólo llegando ya a Papallacta se estrecha. Hay un carril bici o ciclovía por lo que hay que tener cuidado con los ciclistas, hay bastantes.

A esa altura la temperatura es baja y, a pesar de haber salido en un día soleado, a partir de Pifo el cielo se cubrió de nubes. Lo que no ayudaba a que subieran. Por el camino tenemos huecas y sitios donde comer, comprar quesos y yogurt. Lo típico de las carreteras ecuatorianas. Por tanto, son un gran centro comercial con productos de la zona a muy buenos precios. Cuidado con lo que se come en estos puestos. Todos los estómagos no están preparados.

Bajando la carretera, a la izquierda la laguna Papallacta, con posibilidades de remar y alquilar botes. Se empiezan a anunciar los primeros establecimientos con termas. Habrá que probarlas otro día.

Las termas de Papallacta.

Tras una hora y 10 minutos llegamos a Papallacta, en el cruce, giramos a la izquierda, un cartel nos indica ya que en apenas 2,7 Km llegaremos a nuestro destino. Una carretera empinada entre establecimientos de termas, restaurantes y alojamientos nos acompañan prácticamente hasta la entrada a las termas de Papallacta, donde acaba el camino asfaltado y un guardia nos impide seguir.

Para aquellos que quieran un viaje más tranquilo, hay excursiones con agencias como el del siguiente enlace patrocinado para hacer el viaje sin complicaciones: Excursión a las termas de Papallacta

Termas de papallacta.

Parte de las piscinas del balneario de las termas de papallacta
Piscinas del balneario

El hotel Termas de Papallacta es un complejo hotelero y termal, tiene 3 espacios para tomar los baños: El balneario, el spa y las piscinas del propio hotel:

  • El spa es un poco más exclusivo (23 USD), realizan diferentes tratamientos relacionados con el termalismo, la salud y relax (masajes, piedras calientes…). Se pagan aparte. El espacio es más pequeño que el balneario y todas las piscinas tienen chorros de agua. Te dan un albornoz para salir a las termas.
  • El balneario es el espacio más grande, tiene muchas piscinas de diferentes tamaños y temperaturas. Además dispone de duchas de agua termal. Sólo hay una piscina con chorros de agua. Lo atraviesa un río, el río Papallacta. El entorno es más natural que el Spa. Es el más popular. Su precio es de 9 USD. Los niños pagan menos. Tiene una cafeteria o bar y un restaurante con menús entre 9 y 13 USD.
  • Las piscinas termales del hotel Termas de Papallacta están en el centro de una cabañitas (los alojamientos del hotel) tienen más privacidad y un área con mesas. Están rodeadas de flores y plantas y, aunque son más pequeñas, tienen un puntito. Imaginad salir por la mañana, al levantarte, un bañito en las calientes aguas de Papallacta. Y antes de dormir ¿Qué me decís de un buen baño relajante después de toda la jornada? Esto está incluido en los precios del hotel.

Además…

Spa de las termas de papallacta
Entrada al spa

Si no llevas lo indispensable para el baño alquilan y venden todo lo necesario en el balneario o el spa.

Nada que decir en cuanto a la limpieza del establecimiento, todos los espacios estaban muy bien higienizados y cuidados al detalle. No se puede sacar un pero.

Os dejo este enlace patrocinado, donde podréis colaborar conmigo y reservar en este establecimiento:

Complejo termal y hotelero Termas de Papallacta.

Dónde comer.

Después de dos horas de baño en el balneario el hambre hizo mella y aunque se puede comer en el mismo balneario, en el restaurante del hotel tenían opciones vegetarianas, y eso nos mola, por eso decidimos comer allí. El restaurante precioso, grandes espacios muy bien decorados en un estilo natural. Muy bonito y cuidado. Pagamos 46 USD para tres personas con la bebida incluida. Muy rico todo. Los jugos espectaculares. El té con limón, de lujo. Seguro que volveremos.

2 thoughts on “Termas de Papallacta. Un día de relax en aguas volcánicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *