Viajarracos: viajes, aventuras y experiencias.

Planes para viajes y aventuras ¡Añade experiencias a tu vida!

Sanlúcar de Barrameda un lugar para el relax

Aunque solo sea por cercanía, viajar por España es un placer. Aprovechar un puente como el de la Constitución para descubrir lugares o repetir los que ya conocemos viajando de forma más tranquila es una maravilla. En esta ocasión descubriendo los encantos de Sanlúcar de Barrameda.

Sanlúcar de Barrameda

Ya estuvimos hace mucho tiempo en Sanlúcar de Barrameda pero nuestro viaje nos supo a poco. Tanto nos gustó que hemos vuelto y volveremos.

Para los que no habéis tenido el placer, os presento, Sanlúcar de Barrameda. Se encuentra en la desembocadura del rio Guadalquivir un entorno precioso frente al Parque de Doñana. Desde Sanlúcar de Barrameda parten excursiones para visitar el Parque de Doñana. Nosotros en esta ocasión no lo visitamos, nos quedamos paseando por las impresionantes playas de Sanlúcar.

Llegamos ya de noche. En invierno los días son cortitos y el Sol se oculta pronto. Nos alojamos cerca del mercado de abastos. No lo pensamos al hacer la reserva pero fue toda una maravillosa sorpresa.

Tras dejar las maletas y poner la calefacción para que la casa estuviera templadita fuimos a reconocer el terreno. Estuvimos intentando localizar los lugares que nos habían dejado buen sabor de boca años antes.

Algunos los reconocimos a la primera, otros nos costó un poco más. Con muchos cambios pero los encontramos.

La primera ronda fue de localización y reconocimiento del terreno, como los comandos de las pelis. Acabó lógicamente como deben acabar las películas, cervecitas y tapas para comentar como lo habíamos visto.

Después de la primera ronda, las tapas y la cena, vuelta al alojamiento para descansar del viaje. Probamos licor de naranja y unos dulces que habíamos comprado en Córdoba. Muy ricos, por cierto.

Paseo por Sanlúcar de Barrameda

Parte Baja

Al día siguiente todo estaba cubierto por una niebla que al poco de levantarnos se había disipado. Salimos a buscar un buen sitio para desayunar, comprar algo de pan y fruta. No podemos vivir sin esos dos ingredientes.

Resultó un plan maravilloso. El Café Pozo CB, abierto desde las 6:00 am. El sitio donde los lugareños van a desayunar. Café con leche, sencillo o doble con un mollete entero o medio, tomate, aceite de oliva y sal, solo, con tortilla de patata, francesa… Como habréis adivinado, allí desayunamos cada día. Delicioso. ¡Ah! Solo se paga con efectivo.

La cafetería está debajo del mercado, en la misma calle ya hay puestos de fruta, verdura, flores y artesanía. Entiendo que durante las épocas de más calor, habrá más puestos.

Mercado de Sanlúcar de Barrameda, puesto de frutas
Mercado de Sanlúcar

Como me encanta ir al mercado, allá que fuimos. El mercado, abarrotado, es todo un espectáculo de color y de voces tratando de atraer a algún cliente. Una vuelta rápida y a comprar un poco de moscatel y artesanías varias en las tiendas de la zona. Como estuvimos poco tiempo de vacaciones en Sanlúcar de Barrameda, saboreamos los productos en los bares de la zona.

Detrás del mercado está el Centro de Interpretación de la manzanilla, CIMA situado en los porches de la antigua lonja. El lugar es conocido como las Covachas de Sanlúcar.

Parte alta

Desde allí por unas escaleras podemos acceder a hasta el mirador del auditorio, junto a los Jardines de la Merced y el Hotel y Palacio Ducal de Medina Sidonia. Lugares que debéis visitar sin ninguna duda.

Al final de la calle, a la derecha podemos ver a la derecha, el ayuntamiento y el Palacio de Orleans-Borbón, girando a la izquierda atisbamos la Iglesia Mayor de Sanlúcar, un poco más adelante, pasando por la Casa Cilla y las instalaciones de las Bodegas Barbadillo llegaremos al Mirador de la Memoria junto al Castillo de Santiago o de Sanlúcar de Barrameda. Desde este mirador tendréis unas vistas de toda la ciudad.

Si queréis visitar el Castillo de Santiago, algunos días la visita es gratis, también hay visitas teatralizadas. Os dejo el enlace a la página del Castillo de Santiago.

Desde el Mirador de la Memoria, por unas escaleras podemos llegar a la parte baja. Si las escaleras no son lo vuestro, solo tenéis que bajar la calle entre el mirador y el castillo para llegar al mismo sitio, eso sí, andaréis un poco más.

Paseando por la playa

Es la hora de comer, después del paseo el cuerpo parece que pide algo de comer, por eso de recuperar las fuerzas.

Aparte de las diferentes opciones que el centro de la ciudad nos ofrece y de las que os contaré más tarde. En esta ocasión, acompañados de un día soleado y despejado nos acercamos a la zona de Bajo Guía.

Zona de playa de Bajo Guía en Sanlúcar de Barrameda
Doñana desde Bajo Guía

La zona de Bajo Guía tiene unos cuantos restaurantes fantásticos. Comida típica, pescado y marisco fresco ideal para tomar un buen vermut con sus tapitas y la simpatía de los trabajadores de los restaurantes Uno de los más típicos: Casa Bigote un restaurante con tradición y solera que despacha unas raciones y vinos de alucinar.

La playa del barrio de Bajo Guía está frente al maravilloso Parque de Doñana. Un barco tiene el servicio para pasar al otro lado donde se puede visitar con un vehículo todo terreno desde el que podréis admirar la naturaleza salvaje del Parque.

Siguiendo por la playa hacia el norte podéis llegar hasta el puerto de Bonanza, es un buen paseo pero si os gusta pasear por la playa os encantará.

Hacia el sur está Chipiona, otro gran lugar que visitar aunque bastante más lejos para ir andando. Mejor quedarnos con una vista al Golfo de Cádiz desde la Playa de las Piletas en la desembocadura del rio Guadalquivir.

Después de la comida un paseíto hasta el apartamento, a preparar la jornada siguiente, nos tocaba viaje hasta Seteníl de las Bodegas y queríamos planearlo bien. Eso sí, un helado y un cafecito con su dulce complementario en la Plaza del Cabildo. Concurrida casi a cualquier hora.

De copas

Al anochecer ya un recorrido por los bares de copas para tomar algo antes de cenar y ver el ambiente que se respira en un día de fiesta. Las calles más concurridas para tomar algo antes o después de la cena están entre a calle de la Bolsa y la Calle Victoria y la Calle Banda Playa. A continuación de la Plaza del Cabildo hacia la Playa.

Al día siguiente, sin madrugar cogimos el coche y desde Sanlúcar de Barrameda, fuimos a Seteníl de las Bodegas. Habíamos visto unas fotografías y, aunque está un poco alejado, decidimos ir verlo. No esperamos a nuestro próximo viaje a Málaga.

Setenil de las Bodegas

El barranco de Seteníl de las Bodegas se formó a lo largo de miles de años debido a la erosión causada por el río Guadalporcún en la roca caliza, creando acantilados y cuevas naturales. Este proceso geológico dio origen a las singulares casas-cueva por las que el pueblo es conocido.

Setenil de las bodegas, vista del barranco
Setenil de las Bodegas

Seteníl de las Bodegas tiene sus orígenes en la época prehistórica, habiendo evidencias de asentamientos humanos desde la Edad del Bronce. La denominación «de las Bodegas» se añadió posteriormente en referencia a las numerosas bodegas excavadas en la roca donde se almacenaba y producía vino.

Muy bonito, pero más concurrido que Madrid en Navidad. Imposible dar un paso. Fue una gran decepción por la cantidad de gente que había. En las fotos de los operadores turísticos y agencias, no aparecemos los “guiris”.

Después de aparcar, con cierta dificultad, bajamos andando hasta la zona más fotogénica del lugar, un barranco en el que está situada la parte del pueblo más antigua. En realidad son dos calles, una a cada lado del barranco.

Conversando con los lugareños nos enteramos de que hacía 4 años que estaban desbordados con nosotros, los visitantes. Alguna de las personas con las que hablamos nos contó que antes vivían en la parte del barranco pero habían decidido mudarse a las alturas. Supongo que los dueños de las cafeterías y restaurantes estarán encantados, con el cartel de “completo”.

Mientras estuvimos allí vimos autobuses salir y entrar en un espacio tan reducido que apenas se podían mover. Cuando despejó el tráfico aprovechamos para echar unas fotos y marchar por donde habíamos venido. Lo más interesante las charlas con los lugareños gente super amable y amistosa para todo el follón que montamos.

Cádiz

Tras la ruta por Setenil de las Bodegas decidimos pasar la tarde en Cádiz, a 40 minutos de Sanlúcar de Barrameda. Como ya conocíamos Cádiz nos dedicamos a disfrutar del ambiente navideño Villancicos espontáneos en los diferentes locales y un ambiente festivo como solo se puede disfrutar en Cádiz en cualquier época del año.

Paseo marítimo de Cádiz
Cádiz

Paseo, copas y tapas y para Sanlúcar de Barrameda. Una tarde muy tranquila en contraposición a la mañana.

De vuelta a Sanlúcar de Barrameda

Aunque Casa Balbino, fundado en 1932 es un punto de referencia en la ciudad por su cocina tradicional. Es una taberna y freiduría especializada en pescados y mariscos frescos de la zona. Los platos típicos son la tortilla de camarones, el langostino de Sanlúcar de Barrameda, el pescado frito y el famoso langostino al whisky, entre otros. No pudimos cenar. La fila era infinita.

Optamos por Barbiana uno de los restaurantes, también muy concurrido todos los días, en la Plaza  del Cabildo, con una exquisita cocina tradicional andaluza. Además, es más barato.

Fue un viaje tranquilo, fuera del agobio de los grandes centros turísticos (salvo en Seteníl de las bodegas) y con un ambiente más auténtico. En temporada alta la tranquilidad se pierde en gran medida y todo está masificado.

Al día siguiente, de vuelta a Madrid, una larga jornada aliviada con la parada en para comer en Pedro Abad, en el restaurante Melchor Bollero, una gran elección, rabo de toro, y ensaladas. Muy amables nos hicieron hueco, estaba lleno, comimos y cómo no, villancicos espontáneos. La Navidad andaluza.

One thought on “Sanlúcar de Barrameda un lugar para el relax

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *