Viajarracos: viajes, aventuras y experiencias.

Planes para viajes y aventuras ¡Añade experiencias a tu vida!

Orquídeas y cascadas en El Pahuma. Cerca de Quito.

La reserva orquideológica El Pahuma

La reserva orquideológica El Pahuma es una buena opción para pasar el fin de semana o una bonita jornada a apenas una hora de Quito es. Yo lo hice en compañía de unas personas maravillosas con las que compartí unos momentos inolvidables.

Cascade entre la vegetación en la Reserva orquideológica El Pahuma
Cascada

Cómo llegar

Para llegar a la reserva orquideológica El Pahuma hay que tomar la carretera E28 que pasa por La Mitad del Mundo y lleva a Mindo Hay que estar atento a la derecha para no pasarse la entrada y poder dejar el auto. La entrada es peatonal pero hay que tener un cuidado extremo, está al otro lado de la carretera en una curva ¡Mucho cuidado!

Qué hacer en La Reserva Orquideológica de El Pahuma

En la reserva, un guía nos da la bienvenida y nos conduce, mientras nos muestra colibríes (hay más de 40 especies), orquídeas, escarabajos, etcétera, hasta una pequeña construcción de madera a modo de centro de interpretación. Allí nos da las instrucciones precisas para acercarnos a unas cascadas y zonas de baño. No nos acompaña.

Señora disfrutando del agua de la cascada Pacay en la reserva oquideológica El Pahuma
Señora disfrutando del agua de la cascada Pacay

Como éramos un grupo numeroso y heterogéneo tomamos la ruta de 20 minutos hacia la cascada Pacay. Una caída de agua de 45 metros de altura. La gente que acude a este lugar cuenta que el agua de estas cascadas, que las hojas de las plantas del bosque recogen de las nubes que dan nombre al bosque nublado, elimina las malas energías y potencia las buenas. No sé cuánto de científico hay en esta creencia pero el agua está limpia y fresquita.

De vuelta de la cascada, decidimos ir a la cascada Pico de Gallo, a tan solo 10 minutos de la caseta de interpretación. Otro baño. Como podéis ver el bañador es indispensable. La señalética es impecable y no hay lugar a dudas.

Por el camino pudimos observar diferentes tipos de plantas y animales. El guía nos contó que hay osos de anteojos, los monitorizan con cámaras camufladas para controlar la población y observar su conducta.

Somos ruidosos los humanos, supongo que no les gustamos mucho y huyen, por lo que las posibilidades de ver alguno con relativa cercanía son pocas. Aunque ha sido el hombre quien ha invadido su territorio a base de deforestaciones para plantar maíz, patatas y otras cosas para su consumo, las cosechas son apetecibles para los osos y en ese conflicto de intereses, el menos afortunado es el oso. Los agricultores suelen acabar con ellos si los ven cerca de sus plantaciones.

La fundación ceiba.org se encarga de velar por los osos y toda la naturaleza que lo rodea, aun así, la tarea no es fácil. Convencer, enseñar y demostrar que la protección de la naturaleza es valiosa para todos los que viven alrededor, humanos o  no, es complicado.

Además de estas dos rutas por la reserva orquideológica El Pahuma, la ruta del sendero de las orquídeas, de unas 3 horas de duración, nos permite ver hasta 300 especies diferentes.

Nos contó el guía que se puede hacer otra ruta desde la reserva orquideológica El Pahuma hasta Nono, de 5 o 6 horas. Esa la dejaremos para otro día, parece interesante caminar por el bosque nublado tanto tiempo. Como en la selva, entre la naturaleza ¿Os parece interesante? Yo me lo guardo para otra ocasión.

Enlace patrocinado

Comunidad de Yunguilla

Bueno como la excursión nos llevo sólo medio día fuimos a comer a la Comunidad de Yunguilla. Para llegar fuimos de vuelta hacia quito un cartel indicador, nos muestra el desvío a la izquierda, un control a pocos metros para permitir el acceso, se ingresa previa reserva.

Después de comer el menú (no sé lo que costó, nos invitaron), muy rico por cierto. Agradezco desde aquí la invitación. Gracias Patricio.

Remolacha en el huerto ecológico de la comunidad de yunguilla. Excursión a la reserva orquideológica de El Pahuma y Comunidad de Yunguilla
Remolacha del huerto ecológico

Con la ayuda de la guía de la comunidad dimos un paseo. Siempre son guiados. Nos enseñó el huerto ecológico, un nuevo proyecto que acaban de comenzar. Es muy interesante escuchar como habían cambiado sus costumbres, desde la tala de árboles para hacer carbón a la recuperación del bosque, el entorno y los caminos ancestrales (yumbos) para generar unos ingresos para la población contó como ayudaban a los vecinos de la comunidad para arreglar las casas y los baños para los turistas y voluntarios que llegan a ayudar.

En Yunguilla tienen varias fábricas, pequeños talleres artesanales donde elaboran conservas de mermeladas, fabrican queso y artesanía. Estos talleres o fábricas permiten obtener ingresos a la comunidad de un modo sostenible.

Las comunidades, cooperativas y asociaciones son las formas más comunes de organización de la población rural, siendo las comunidades las más extendidas entre la población indígena. Las asociaciones van creciendo ante las comunidades.

La organización comunal se basa en las antiguas comunidades indígenas, en las comunidades se intenta cohesionar a la población trasladando a las nueva generaciones, no sólo la gestión social, política y económica sino también los valores y tradiciones que dan identidad a la comunidad.

Las comunidades están formadas por un grupo de familias con algún tipo de parentesco y que controlan algún recurso natural (normalmente la tierra, bosque…), cultural y ecológico. Trabajando de forma cooperativa. Cada familia puede tener su propia forma de vida (trabajo o negocio propio, explotación agraria o ganadera…)  pero hay un trabajo cooperativo que debe aportar a la comuna. Por ejemplo, participa en el arreglo de un camino, un parque, construir una biblioteca…

Detalle de construcción Excursión a la reserva orquideológica de El Pahuma y Comunidad de Yunguilla indígena realizado en una minga.
Minga, detalle de construcción indígena

El trabajo que  se realiza para la comuna se denomina «minga» es una forma de trabajo en la que los todos los miembros de la comunidad colaboraran de alguna forma para realizar tareas de interés común. La organización depende de cada comunidad. Puede llevar unas horas a la semana o jornadas enteras.

Las comunidades en sus asambleas deciden sobre asuntos que afectan a toda la comunidad. Por ejemplo, en algunas comunidades para construir una casa, una biblioteca o negocio en la comunidad se debe pedir permiso y presentar un proyecto a la asamblea. La comunidad, si lo aprueba, cede el terreno para la construcción si es necesario y si la persona o familia se va o abandona la comunidad, el terreno vuelve de nuevo a la comunidad.

Ante el potencial turístico ecuatoriano, muchos de los proyectos se basan en el turismo sostenible u otros proyectos que apuestan por la sostenibilidad. Son bien recibidos y apreciados por la sociedad ecuatoriana y extranjera.

En Yunguilla, por ejemplo, han creado un banco para autofinanciarse. Cada familia que pertenece a la comunidad aporta una cuota mensual. Estas cuotas permiten facilitar a los miembros de la comunidad créditos o microcréditos a un interés mucho más bajo.

Yumbo. Camino tradicional indígena.  Excursión a la reserva orquideológica de El Pahuma y Comunidad de Yunguilla
Yumbo

Este modo de organización está amenazado por la presión para la privatización y división de los recursos comunales. Aún así son muchas las comunidades que han sabido sobreponerse o adaptarse a dicha privatización y han realizado proyectos muy interesantes. Quilotoa, Agua Blanca o Yunguilla son ejemplos de sostenibilidad y de éxito.

Aunque las amenazas son numerosas, mercado, migración, privatizaciones, presión exterior, nuevas formas de organización, etcétera, los proyectos con buena gestión, organización y financiación van saliendo adelante con bastante éxito. Las ONG’s tienen mucho que ver en este proceso.

Avianca. Enlace Patrocinado

3 thoughts on “Orquídeas y cascadas en El Pahuma. Cerca de Quito.

  1. Que interesante!! Parece todo precioso. Me encanta con el respeto con el que hablas de la naturaleza, y además, dándole un espacio a organizaciones que ayudan a preservarla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *