Viajarracos: viajes, aventuras y experiencias.

Planes para viajes y aventuras ¡Añade experiencias a tu vida!

Laguna de Quilotoa, un cráter convertido en laguna.

El viaje que os propongo es Quilotoa, un cráter convertido en laguna a 3900 metros de altura y con 280 m. de profundidad. A tres horas desde Quito la excursión promete bastante, sobre todo si el día es soleado para apreciar los colores verdosos de la laguna.

Por la mañana, el cielo suele despejarse pero a partir de las 2 de la tarde las nubes pueden ensombrecer el fantástico espectáculo que nos muestra la laguna del Quilotoa.

Vista de la laguna del Quilotoa desde el mirador
Laguna del Quilotoa

Un estupendo mirador nos muestra todo el esplendor de la laguna, una extensión de agua de color verdoso que impresiona de verdad.

¿Cómo llegar al Quilotoa?

Desde Quito dirección Latacunga, pasado Machachi, en Lasso coger la Vía a Sigchos pasaremos Toacazo y Panchaloma antes de llegar a Sigchos. Después continuar la carretera hasta el Quilotoa pasando por Chugchilán. La carretera está bastante bien pero hay algún tramo de tierra y derrumbes frecuentes. Hay que tener precaución en las zona pobladas. Por esta ruta son 3 horas y media más o menos

Para entrar al pueblo y la laguna de Quilotoa hay que pagar 2$ para la comunidad. Con este dinero mantienen el entorno y dan trabajo a los habitantes del pueblo. Se aparca cerca del mirador, siempre hacia arriba.

Enlace patrocinado okrentacar
Enlace patrocinado.

Si vas directamente a la laguna del Quilotoa, también se puede ir por Latacunga, mejor carretera, más ancha y con más tráfico. Cuesta unas tres horas llegar.

Existe también transporte público, el autobús. Si os alojáis en algún pueblo cerca que no tenga una buena frecuencia de autobús, podéis subiros al camión de la leche por 1 USD os llevará a otras poblaciones donde el transporte os permite más opciones. Hace muchas paradas para recoger la leche pero es el medio de transporte de la mayoría de los lugareños. Toda una experiencia.

Nosotros llegamos tarde a la laguna del Quilotoa, nos hospedamos en Isinliví a unas 2 horas, más o menos de la laguna del Quilotoa. Nos costó menos porque fuimos por un camino para 4×4 que era más corto y mucho más pintoresco. Tuvimos que preguntar 3 o 4 veces pero eso es a aventura.

Pasamos por algunas comunidades y pueblitos poco acostumbrados a ver pasar a unos turistas como nosotros. Aldeas con muy pocos habitantes en medio de valles desconocidos o poco transitados. Paisajes hermosos, solitarios y silenciosos. La ruta: Isinliví->Guantaló->Itualó ->Pulapuchín->Quilotoa.

Existe una variante por El Salado en vez de Itualó. Si te gustan las rutas por caminos esta es una buena opción que puedes comenzar en Sigchos->Isinliví, una media hora más.

Camión de la leche convertido en autobús y señora con las lecheras
Trasporte público en Isinlivi.

¿Qué se puede hacer en la laguna de Quilotoa?

Bueno, lo principal es andar, caminar alrededor de la laguna del Quilotoa subiendo y bajando pequeñas elevaciones o bajar hasta la laguna y volver a subir. Hay que recordar que estamos a casi 4000 metros de altura, el caminar se hace lento. Si no estamos acostumbrados a la altura ¡Cuidado con el soroche!

La vuelta a la laguna toma unas 5 o 6 horas. Hay que aprovechar el día y el buen tiempo pues cuando hace viento, lluvia o niebla la cosa se puede poner complicada, sobre todo si no se tiene experiencia en salidas a la montaña. Aprovechad la mañana si está soleada.

La ruta es circular, desde el mirador se puede ver el sendero que bordea la laguna cresteando por los picos de alrededor. Se puede hacer de izquierda a derecha o al revés. Siempre con vistas a la laguna y a los valles de alrededor.

La opción segunda es bajar desde el mirador hasta la laguna por un polvoriento camino que comparten personas y bestias, o mejor, personas y equinos, por si hay confusión con el género.

La bajada es fácil pero pronunciada, mucho polvo y algún resbalón sin consecuencias. Asustan un poco las mulas y caballos pero con cederles el paso ellos van a lo suyo, subir a los turistas que no se atreven a con la subida.

Casi al final del camino, el típico columpio que hay en casi todas las atracciones turísticas de Ecuador. Cuando llegamos nosotros no estaba en funcionamiento. A un lado del columpio una senda nos lleva a dos elevaciones y a la laguna.

Una vez en la laguna de Quilotoa, podemos hacer Kayak o darnos un paseo en lancha en el embarcadero ¿Kayaking en un cráter convertido en laguna? Divertido y emocionante.

Embarcadero del Quilotoa con los barqueros y un kayak en el agua
Embarcadero en la laguna del Quilotoa

Si tenéis hambre o sed, no hay problema, en la laguna del Quilotoa también hay un puesto de comida y bebida y venta de souvenirs. Para subir desde la laguna del , ya os he comentado antes, a pie o a caballo por 10USD la subida. Nosotros subimos andando, nos costó 3 minutos menos que al equino que también se para para coger aire.

Es una subida dura pero, a mitad del camino, un puestecito con bebida fresca te aliviará bastante. Con buen sol, el camino es más duro, el calor y la altura pueden poner en evidencia tu estado físico. Hidrátate bien, gorrito y mucha calma. Si no siempre queda la opción de subir a lomos del caballo.

Una vez arriba, la hora de comer. Comimos bien pero en lugar de tomar café nos dimos una vuelta por los puestos de artesanía, 2 ponchos o una sudadera de alpaca, 20 USD negociables. No negociamos, nos fuimos sin comprar hacia Zumbahua, los sábados hay mercado indígena por las mañanas, hasta las 2pm.

Pasado Zumbahua, Tigua, el pueblo de los pintores. Los artesanos pintan, o pintaban en pieles de cordero. Ahora el lienzo es de escay. Los cuadros con motivos costumbristas muy coloridos ¡Cuidado con los precios! Podéis encontrar los mismos diseños en Otavalo

De vuelta ya para Isinliví fuimos por la carretera hasta Sigchos, en Chucchilán en el Hostal Cloud Forest tomamos un café y una humita que estaba deliciosa. Las hace la abuela. Es un modesto hostal familiar con bastantes opciones de alojamiento, me pareció limpio. Si sois frioleros, escoged las habitaciones de la planta baja, está la estufa que calienta el resto de las habitaciones superiores. Se me olvidó preguntar el precio pero seguro que lo encontraréis por ahí.

Dos mujeres artesanas sentadas en un banco.
Quilotoa, mujeres artesanas

Desde ahí a Isinliví desde Sigchos por un camino llegamos a Llullu Llama Mountain Lodge donde nos hospedamos a media pensión. Como tiene spa, un yacusi y baño turco después de la caminata del día; una buena cena y a dormir.

Isinliví es una pequeña comunidad con muy pocos habitantes, tiene una pequeña iglesia y uno de los centros artesanales Don Bosco. Muebles y otras piezas de madera que sirven de desarrollo para la comunidad y para que los jóvenes tengan un oficio con el que defenderse en la vida. Lo llevan una pareja de italianos con su niña. Nos enseñaron de sus productos y nos explicaron su proyecto. Grandes corazones. Si veis un centro Don Bosco (Los hay por todo latinoamérica) haced una visita y, si podéis, adquirid algún producto.

Dónde comer

De camino a la laguna, escoltados por una serie de puestos de artesanía con productos textiles elaborados con lana de alpaca, máscaras y figuritas de llamas por un lado. Por el otro, frente de la laguna una serie de restaurantes muy bien preparados, nosotros, después de hacer la excursión, comimos en el restaurante del Hostal Chukirawa por 46 USD 4 personas, muy buena comida y muy sabrosa. También es hotel. Os recomiendo un hotel con buena calefacción si pensáis dormir en Quilotoa. Por la noche hace muuuucho frio.

Hasta la laguna del Quilotoa caminando.

Existe un alternativa al coche o al 4×4, caminando hasta Quilotoa, hasta el cráter convertido en laguna. Una ruta de senderismo en tres etapas desde Sigchos. Las etapas son Sigchos-Isinliví, Isinliví-Chugchilán y Chugchilán-Quilotoa.

Son etapas entre 4 y 6 horas no con desniveles de 400, 600 y 1000 metros ideal para acostumbrarse a la altura. Hay opciones de alojamiento en cada principio y final de etapa.

También existe la posibilidad de alquilar transporte en cada etapa para volver al punto de origen entre 30 y 50 USD según la distancia a recorrer.

Una gran opción si te gustan los viajes diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *