Viajarracos: viajes, aventuras y experiencias.

Planes para viajes y aventuras ¡Añade experiencias a tu vida!

Imprescindibles para el viaje. 6 cositas que no pueden faltar.

Como ya sabéis, viajarracos está para orientaros en lo que pueda en vuestros viajes. Aunque seguro que todos más o menos lo tenéis claro os dejo estos imprescindibles para el viaje. Aunque podéis prescindir de ellos, en ocasiones nos salvan de un mal momento. Seguro que vosotros tenéis más imprescindibles para el viaje. No obstante, tener claro que estos no son los «porsi», esos van por vuestra cuenta.

Adaptadores de enchufes.

A pesar de que el fenómeno de la globalización hace que podamos comer hamburguesas en todo el mundo y muchas otras cosas que habitualmente realizamos en nuestra vida diaria. Pero no todo está globalizado así que no queda otro remedio que adaptarse al lugar al que vamos.

Por tanto, el primero de los imprescindibles para el viaje que debemos tener en cuenta son los adaptadores para tomas de corriente eléctrica. A la hora de enchufar aparatos eléctricos, no todos los países tienen el mismo voltaje y frecuencia. Afortunadamente los cargadores de móviles y de muchos otros aparatos que utilizan baterías recargables (hablo de portátiles y cosas así) ya vienen preparados para estas situaciones. Sólo tenemos que observar …. donde pone…

En cuanto al voltaje , los tipos de corriente eléctrica son de 110-127 V y 220-240 V. Existen en el mercado transformadores de corriente de diferentes potencias para los diferentes aparatos que necesitéis.

De hecho, es muy difícil enchufar los cargadores con clavijas de puntas redondas en enchufes planos o viceversa. Para facilitar esa labor tenemos a los adaptadores. Si viajáis a América os resultarán imprescindibles para el viaje, en Inglaterra también son distintos, en Asia, según el país al igual que en África. En fin, un auténtico follón. No obstante, para los más viajeros existen adaptadores universales. No hay que cargar con todos.

Tipos de enchufes por países.

Los diferentes tipos de enchufes se clasifican por letras que van desde la A a la O. Dependiendo de vuestro viaje tendréis que utilizar unos u otros. aunque ya hemos dicho que los hay universales. Esta lista os ayudará a conocer qué tipos de enchufe se utilizan y donde.

Tipo A Japón, América del Norte, del Sur y Central. 110-127 voltios.
Tipo BAmérica del Norte, del Sur y Central. 110-127 voltios.
Tipo CEuropa, América del Sur y Asia. 220-240 voltios
Tipo DIndia. 220-240 voltios
Tipo EFrancia, Bélgica, Polonia, Eslovaquia y la República Checa. 220-240 voltios
Tipo FEuropa y Rusia. NO en el Reino Unido, NO en Irlanda. 220-240 voltios
Tipo GReino Unido, Irlanda, Malta, Malasia, Singapur, Arabia Saudita, Omán, Yemen, Baréin,
Emiratos Árabes Unidos, Catar, Kuwait y Jordania. 220-240 voltios
Tipo HIsrael, Cisjordania y la Franja de Gaza. 220-240 voltios
Tipo IAustralia, Nueva Zelanda, China y Argentina. 220-240 voltios
Tipo JSuiza y Liechtenstein. 220-240 voltios
Tipo KDinamarca y Groenlandia. 220-240 voltios
Tipo LItalia y Chile. 220-240 voltios
Tipo MSudáfrica. 220-240 voltios
Tipo NBrasil y Sudáfrica. 220-240 voltios
Tipo OTailandia. 220-240 voltios
Tipos de adaptadores eléctricos y países donde se utilizan.

Tipos de enchufes de un vistazo.

Como veréis en el siguiente gráfico algunos son compatibles entre sí aunque no son muy seguros, recuerdo alguna ocasión en la que he tenido que ajustar un cargador con cartoncitos, equilibrios y cosas semejantes. Ni decir tiene que es bastante menos seguro. De hecho puedes estropear el aparato o fundir los plomos.

Tipos de adaptadores de  enchufes y su referencia de calidad y características técnicas.
Creative Commons” por Electro-world-standard licencia bajo (CC BY-SA 4.0)

¿Qué tal si tenemos todos los tipos de enchufes en un solo dispositivo? Los adaptadores universales sirven para todo, ocupan poco volumen y pesan poquito. Si vas a hacer muchos viajes a sitios distintos te recomiendo que lo pongas en tu maleta como uno de los imprescindibles para el viaje, de este modo no te quedarás sin conexión. Hay auténticas maravillas del diseño. Te dejo 3 sugerencias para que elijas.

Bolsas de plástico herméticas.

¿Bolsas de plástico herméticas? Por supuesto, de las de congelados valen también ¿Para qué? Os doy algunas pistas. Si vais con la mochila, andando por una carretera o camino, es muy, muy fácil que un chaparrón os arruine un día de viaje. Aún así, las mochilas y maletas protegen, en general, de un pequeño aguacero. Cuando la cosa se pone chunga es preferible estar a resguardo. Para mí son importantes, por eso las incluyo en entre los indispensables para el viaje.

Si todo está perfectamente aislado en bolsas herméticas, no hay problema. Todo estará seco cuando termine la tormenta. Luego no habrá que buscar nada para tender o secar la ropa.

Bolsas de equipaje. Una solución específica.

Además de mantener la ropa seca podéis también reducir el volumen de vuestro equipaje. Existen en el mercado productos para envasar al vacío, o casi, la ropa y lo que llevamos de viaje. Esto está muy bien pero hay que ver qué método se utiliza para vaciar el aire ¿una aspiradora? Y a la vuelta ¿Qué?

Existen en el mercado unas bolsas enrollables con una válvula que hace algo parecido a la aspiradora. El funcionamiento básico es el siguiente: Llenamos la bolsa, la cerramos y enrollamos desde el lado opuesto a la válvula. Fácil ¿no?

El resultado es un volumen muy reducido, ideal para llevar cosas con mucho volumen y poco peso como los abrigos de plumas por ejemplo. Mira estas tres alternativas a la aspiradora.

Bolsas de congelación. Una solución económica y flexible.

A pesar de que estas soluciones son muy interesantes he de decir que yo soy fan de las bolsas de congelado en lugar de las bolsas para equipaje. Más económicas, son reutilizables también pero infinitamente más baratas. Además las hay de muchos tamaños. Te sirven en los aeropuertos, para llevar comida… De hecho, como son un poco más pequeñas, te servirán para tener todo bien ordenado, que todos sabemos como va luego la mochila el último día.

Las bolsas de congelación son la solución más económica y más flexible para viajes con mochila. Para la maleta puedes llevar bolsas de equipaje, son más grandes y voluminosas pero caben muy bien. Os dejo otras tres sugerencias que os servirán en vuestros viajes.

Cargador universal para dispositivos portátiles.

Los cargadores o fuentes de alimentación son otros dispositivos que habitualmente llevamos de viaje. Normalmente uno por dispositivo. En lugar de llevar uno por dispositivo podemos elegir un cargador para todos, a menos que necesitemos tener todos cargando a la vez.

En cuanto a las ventajas de este tipo de dispositivos, desde mi punto de vista, solo hay una: Cargamos menos la mochila o maleta. Por otra parte, como punto negativo, a algunos de los dispositivos les cuesta un poco más la carga.

De hecho, algunos de los cargadores para conectores USB tienen varias salidas para dispositivos Apple y Android. En el futuro, en Europa, no habrá mucha distinción. Más bien la tendencia es a que todos los dispositivos utilicen el mismo modo de conexión. Para más información podéis seguir el tema en el siguiente enlace: Unión Europea y conectores para móviles.

Cuando voy de viaje llevo un cargador para la cámara, tablet y móvil, para el portátil, cuando lo llevo uso el suyo, es mucho más pesado pero no lo llevo muy a menudo. No obstante, no suelo cargar con mucho peso y con un cargador con dos conectores, para mí, es suficiente. No uso todo a la vez, incluso en los lugares con restricciones de electricidad. Aquí os dejo unos modelos para que comparéis.

A pesar de que yo utilizo un parecido al de la imagen central porque es más ligero y de un tamaño reducido, también podéis utilizar alguno de los dispositivos que hemos mencionado en la sección adaptadores de enchufes, de esta manera os ahorráis un cacharro y una preocupación menos.

Pinzas y cuerda para tender.

Las grandes olvidadas. De hecho es una de las cosas que he echado de menos muchísimas veces. Sobre todo en los primeros viajes que realicé.

Cuando realizo grandes caminatas de varios días con la ropa justa (hay que evitar peso innecesario). Hay que lavar todos los días así que tener un par de pinzas y una pequeña cuerda o cordino te ayudan a secar rápidamente la ropa.

Aún así, muchas veces no termina de secarse pero puedes sujetarlas fácilmente a la mochila. Al final acaban secándose.

En cuanto a la cuerda o cordino os será útil, no solo para tender sino para un montón de cosas desde lo más obvio como sujetar o unir alguna cosa, al entretenimiento (saltar a la comba, practicar nudos u otros juegos) en los momentos de espera.

Por otra parte, en mi auto llevo siempre un kit de supervivencia, papel higiénico, pinzas y cuerda siempre están en ese kit. Aquí no importa el peso pero si el volumen. Puede parecer que no son imprescindibles para el viaje pero os aseguro que vienen muy bien.

En los siguientes enlaces patrocinados os dejo dos sugerencias.

Chubasquero.

¿Qué pasa cuando llueve? Que nos mojamos. Bueno, a pesar de que parece una perogrullada, el chubasquero es uno de los imprescindibles para el viaje, una prenda que muchas veces pasamos por alto. Incluso cuando vamos a la montaña.

En lo que se refiere cubrir también la mochila y, a pesar de que hay fundas para envolverlas, el poncho de plástico es una muy buena solución, las fundas no cubren la parte de la espalda por la que escurre el agua cuando llueve. Así pues os aconsejo que echéis un vistazo a mi recomendación sobre las bolsas de plástico herméticas.

Por otro lado, viajar con la maleta bajo la lluvia es menos arriesgado, aunque la mayoría soporta bastante bien la lluvia aún así, utilizad las bolsas de equipaje para evitar sorpresas. Aquí os dejo un ejemplo de los dos modelos.

A pesar de la recomendación anterior, personalmente os aconsejo que en la mochila con un poncho de 1 o 2 € de plástico, de uno o dos usos es suficiente. No os aguantará más pero tampoco os llueve tanto todos los días y ni pesa, ni ocupa mucho espacio. A menos que vayáis a realizar una salida a la montaña es más que suficiente.

Por otro lado, en la montaña es diferente, debéis preparar el equipo con mucho más detenimiento y previsión. El consejo anterior es para uso ocasional. No es un mantra.

Pequeño botiquín.

Un pequeño botiquín no está de más en un buen equipaje. No somos una ambulancia medicalizada así que no nos tenemos que pasar. No obstante, debemos ser previsores porque una pequeña ampollita nos puede fastidiar una jornada o todo un viaje.

¿Qué debemos llevar en el equipaje? Aunque esto es lo que yo suelo llevar si habláis con personal sanitario os hará un botiquín perfecto de un kilo y medio. A menos que vayáis a una zona con pocos recursos médicos o farmacéuticos, como selvas o lugares aislados, para la mayoría de los viajes no hace falta tanto.

Otra cosa es que seáis alérgicos o tengáis alguna otra causa que os haga necesitar cuidados especiales en algún momento, en ese caso, seguro que sabéis mejor que nadie que llevar. Y eso sí que es parte de los imprescindibles para el viaje.

Mini botiquín.

Aún así, en la mayor parte de los casos, no lo vais a necesitar. Pero dicho esto, os pongo una lista con lo que yo suelo llevar:

  • Esparadrapo. Es más versátil que las tiritas o los apósitos para las ampollas pero necesita de gasas para su uso en heridas.
  • Gasas esterilizadas, para usar en las heridas, claro.
  • Desinfectante, tipo betadine o cristalmina, alcohol o similar.
  • Tijeras. Con esto hay que tener cuidado en los aeropuertos. Buscad el modelo que os permita el paso.
  • Algún analgésico tipo ibuprofeno, que además es antiinflamatorio, o gel para el dolor.
  • Una pequeña venda.

Botiquín ampliado.

Si tenéis espacio, en la maleta, podéis poner más cosas como:

  • Pinzas.
  • Lágrimas artificiales.
  • Tiras de aproximación.
  • Antidiarreicos y todo lo contrario.
  • Algo para el dolor y acidez de estómago.
  • Pastillas potabilizadoras.
  • Antihistamínico.
  • Alivio para las picaduras de insectos.
  • etcétera.

Dependiendo de la zona a la que viajáis debéis investigar por si tenéis que llevar algún medicamento específico e imprescindible para el viaje que sea necesario o difícil de conseguir en el sitio al que viajáis. A menos que los utilicéis, considerad el donarlos al final del viaje. De hecho, para muchas personas es una gran ayuda.

Otro punto es el mantenimiento, aunque tengáis el botiquín completo, de vez en cuando es necesario revisar las fechas de caducidad y estado de los diferentes componentes de vuestro botiquín. No obstante, dejo una foto del mío.

Mini botiquín con lo indispensable para los viajarracos.
Mi botiquín mini

A pesar de tenerlo todo en una bolsa de congelación como envase es suficiente para un mini botiquín.

Podéis sugerir alguno más. Espero vuestros comentarios.